El desafío épico del Gran Fondo de Montaña Trevinca

Publicidad

Un total de 130 ciclistas participaron en la convocatoria, que tuvo salida desde O Barco

El fin de semana, con un exigente tiempo otoñal, 130 ciclistas se presentaron en O Barco para plantarle cara a la primera edición del Gran Fondo de Montaña Trevinca.

Un total de 115 Km, 3.000 metros de desnivel positivo, 1.600 de ellos concentrados en un imponente ascenso de 27 kilómetros hacia Fonte da Cova, por su vertiente Norte, la verdadera e inimitable Cima de Galicia.

Publicidad

A partir de ahí se desarrolló un descenso por la vertiente leonesa del puerto que adentró a los participantes en el entorno único de la vecina comarca de La Cabrera, atravesando las poblaciones de Silván, Lomba, Sigüeya y Pombriego antes de regresar a Valdeorras por Quereño.

Publicidad

Un ascenso, a través de las poblaciones de Pardollán, Vilardesilva y Biobra con el Parque Natural Serra da Enciña da Lastra (Rubiá) como protagonista, fue el último obstáculo que tuvieron que sortear antes de regresar a O Barco en un último tramo marcado por los espectaculares paisajes entre sotos de castaños y viñedos de O Serro.

La organización calificó el Gran Fondo de Montaña Trevinca como “desafío épico”.

Toda una etapa propia de las grandes Vueltas, en plena zona360Valdeorras.

Bajo lluvia y entre la niebla, alrededor de 70 corredores entre todos los inscritos, consiguieron completar como Finishers los dos segmentos cronometrados que componían el Gran Fondo, aunque todos y sin excepción, merecieron el aplauso y el reconocimiento de la organización y de todos los asistentes que se congregaron a lo largo del recorrido y en la Meta situada en la Plaza del Concello de O Barco.

El GF Trevinca ha venido para quedarse y ocupar un espacio especial en el mundo de las pruebas cicloturistas de carretera, con su planteamiento único y su entorno privilegiado, “un paraíso para la práctica del ciclismo” en palabras de los participantes.

Lalo Santos, concejal de Turismo de O Barco de Valdeorras, que hizo los honores en el
acto protocolario de salida así como en la ceremonia de trofeos, pudo comprobar en primera persona el éxito de esta edición y manifestar su compromiso en el apoyo de este evento ciclista, llamado a convertirse en una prueba clásica en el calendario de todo amante de la bicicleta de carretera.

En esta primera edición oficial, la victoria fue para el campeón portugués André Filipe y
en categoría femenina, el lugar más alto del cajón fue para la también portuguesa Rita Caetano.

Un pódium internacional, para una prueba que aspira a eso, cruzar fronteras en la
promoción de Valdeorras.