El coronavirus eclipsa el Día del Cáncer de Mama

855
Publicidad

El miedo al coronavirus retrasa los chequeos para la prevención de la enfermedad si bien la Consellería de Sanidade sigue dando prioridad a las patologías oncológicas

Hoy es el Día Internacional del Cáncer de Mama, una fecha que busca sensibilizar y concienciar a las personas de todo el mundo, sobre la importancia de chequeos regulares para la detección precoz de esta enfermedad. En circunstancias normales, la fecha calaría de otro modo. Sin embargo, la COVID-19 eclipsa esta jornada, en la que el avance del coronavirus marca el día a día. Además, el miedo a los contagios de la población retrasa el diagnóstico de esta enfermedad.

Publicidad

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama representa el 16% de todos los cánceres en pacientes femeninos y desde hace años, parece ir en crecimiento en cuanto a estadísticas.

Publicidad

Se estima que 1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida y de ahí la importancia de la prevención.

Hoy es el día de la solidaridad rosa contra el cáncer de mama.

En esta jornada hay que recordar que la salud no se puede aplazar con o sin coronavirus.

El Sergas atendió, durante 2019 a un total de 5.187 mujeres, con un tiempo medio de espera de 4,5 días. Destaca, con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama, que la atención a las personas que sufren una patología oncológica constituye un eje vertebrador de la prestación de asistencia sanitaria gallega. En el caso de los pacientes oncológicos, asegurar una atención de calidad y mejorar sus expectativas de vida pasa, sin duda, por mejorar su proceso de atención, disminuyendo las ineficiencias y estandarizando, en la medida del posible, los cuidados a lo largo de toda la trayectoria asistencial.

Publicidad

Hace falta destacar que la participación de las mujeres gallegas en el Programa gallego de detección precoz del cáncer de mama está por encima de los estándares europeos. Esto hace posible que alrededor del 93% de los tumores puedan ser detectados en estadio precoz.

El seguimiento de los pacientes tratados de cáncer no finaliza en el momento en que se hace el tratamiento. Cada vez son más los supervivientes de cáncer que precisan de un seguimiento continuado a largo plazo, próximo, coordinado y super especializado, debido al riesgo de sufrir secuelas o problemas de salud secundarios al tratamiento recibido. El cáncer de mama es uno de ellos; durante toda estos meses de pandemia provocada por la covid-19 se tuvo, como una premisa básica, mantener la actividad de las vías rápidas oncológicas, y garantizar su tiempo máximo de espera. En todo momento estuvo presente esta prioridad para el Sergas.

El Sergas sigue trabajando en minimizar los tiempos de espera, facilitar la continuidad asistencial y basar la práctica clínica en la mejor evidencia científica disponible, estableciendo, de manera clara y precisa, tanto la sistemática de atención como los mecanismos de coordinación de los distintos profesionales implicados en todos los niveles asistenciales.

La Consellería de Sanidade puso en marcha en 1992, hasta la actualidad, el Programa gallego de detección precoz del cáncer de mama, con la finalidad de abordar el problema de salud que supone esta enfermedad. El programa se encuentra, tras más de 28 años de recorrido, plenamente consolidado.

Está dirigido a todas las mujeres residentes en Galicia, de 50 a 69 años, asintomáticas y que no habían sido diagnosticadas previamente de cáncer de mama, con independencia de que reciban o no asistencia del sistema sanitario público. La edad de las personas beneficiarias comenzó siendo de 50 a 64 años, ampliándose desde el año 2005 hasta el 2009 de forma progresiva hasta los 69 años. La prueba básica de cribado es la mamografía en dos proyecciones en cada mama y se realiza con una periodicidad de dos años.