Domingo de Ramos sin procesión pero con bendición del laurel

Publicidad

O Barco y A Rúa festejaron la jornada en el interior de las iglesias con aforo limitado y protocolos sanitarios

El Domingo de Ramos se celebró en Valdeorras. Eso sí, adaptado a los tiempos de COVID: con protocolos sanitarios, distancia de seguridad, mucho laurel y sin procesión.

La jornada se vivió en el interior de las iglesias, respetando los aforos limitados. A Rúa y O Barco no pasaron por alto la fecha.

Publicidad

Los fieles se resignaron dejando a un lado el “nada es lo que fue” para dar paso a la Semana Santa.

Publicidad

El ramo de laurel volvió a ser el dominante a la hora de la bendición, si bien hay quien emplea hojas de sauce, de abeto o bien las propias de palma.

El Domingo de Ramos volvió a conmemorar la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, cuando la multitud lo recibió con hojas de palmas.

Un Domingo de Ramos diferente, en el que tal vez hubo quien puso en práctica aquello del “que no estrena no tiene manos”.

La Semana Santa ya está aquí.