Ángel Fernández fue nombrado Miembro de Mérito del IEV en un concurrido y cálido homenaje

Publicidad

Durante la ceremonia fue destacada la figura del barquense por su contribución social y cultural a la historia de Valdeorras

El nombramiento del barquense Ángel Fernández Fernández como Miembro de Mérito del Instituto de Estudios Valdeorreses (IEV) fue todo un acontecimiento que llenó la sala de O Casino de O Barco para acompañar a una de las personas más implicadas con la historia de O Barco y Valdeorras, cofundador del IEV, ex presidente del mismo y uno de los pilares fundamentales de un instituto que ya cuenta con 42 años de vida.

Fue un cálido, emotivo y concurrido homenaje al que acudieron representantes de distintos ámbitos sociales y culturales, familiares, amigos y amigas.

Así, estuvieron José Fernández Gil, en representación de la Diputación; el ex presidente del IEV Avelino García Ferradal, familiares de los ex presidentes ya fallecidos (José Gayoso Díaz y Francisco González Prieto); el magistrado Ignacio Candal, académicos, senadores, alcaldes; concejales y el comisario y jefe intendente de la Policía Local de Ponferrada, entre otros muchos.

Publicidad

El Instituto de Estudios Valdeorreses agradeció que hubiese aceptado la propuesta con “la humilidad que lo caracteriza”, subrayó durante la ceremonia.

El IEV remarcó que toda una honra incorporarlo al cuadro de méritos de la institución.

Xosé Antonio Blanco Novo, secretario del IEV ,procedió a la lectura del acta donde se reflejó el nombramiento, del 5 de mayo de 2021.

Publicidad

Destacó la ingente labor cultural de Ángel Fernández a lo largo de toda su vida y, en especial, los servicios prestados al IEV durante más de 30 años.

En la ceremonia fue señalada una silla con las letras RR, alusiva a la palabra Valdeorras, que dejó vacante José Antonio Gurriarán (que pasó al cuadro de valdeorreses ilustres) y que fue ocupada por Ángel Fernández.

El miembro más antiguo de la directiva del IEV, Roberto Iglesias Fernández, salió a recibir entre el público a Ángel Fernández, nuevo miembro de mérito, bajo el sonido de la música interpretada en directo por un dúo.

Fue una ceremonia emotiva, rota por los aplausos del numeroso público.

Aurelio Blanco: “Ángel Fernández se quemó las pestañas investigando y descubriendo secretos de la historia local y personajes importantes”

El presidente del IEV, Aurelio Blanco Trincado, dio lectura al discurso de ingreso como miembro de mérito de Ángel Fernández. Lo hizo en segunda persona, dirigiéndose al homenajeado. Hizo un bonito semblante y reseña de la vida participativa de Ángel Fernández en los acontecimientos sociales y culturales de O Barco.

Aurelio Blanco inició sus palabras señalando que el Instituto “se vistió de gala para recibir a Ángel Fernández”. Recordó que los estatutos señalan el título de Miembro de Mérito es para aquellas personas que destacan por su labor de investigación o cultural en beneficio de los pueblos de Valdeorras. “En el caso de Ángel Fernández se cumple en exceso”.

Blanco Trincado expresó que no valió para la junta directiva el argumento de Ángel Fernández de que “no tenía merecimientos puesto que lleva toda la vida estudiando, investigando y publicando una parte esencial de la historia de Valdeorras”.

Subrayó que Ángel Fernández puso los cimientos de “este gran instituto que es el IEV, sin formación universitaria, algo que pienso es su mérito mayor”. Y lo hizo, añadió, en una época en la que para recabar datos había que “patear archivos y bibliotecas”.

En este sentido, puntualizó que “Ángel Fernández se quemó las pestañas descubriendo secretos de la historia local y personajes importantes. No contento con ello, pateó también los pueblos, hablando con las personas mayores de los lugares, para recopilar costumbres, romerías y canciones ya olvidadas”.

Calificó la labor de “constancia infinita pues cuando encuentra un personaje no lo suelta hasta que lo conoce con pelos y señales”. Puso como ejemplo el caso de Andrés de Prada y Gómez de Santalla, su “gran descubrimiento, consiguiendo que el Concello de O Barco nombrase una de las plazas más importantes.

Recordó que el homenajeado utilizó cualquier medio de difusión para dar a conocer los trabajos de investigación (periódicos, emisoras de radio, programas de fiestas y los cuadernos del IEV).

El presidente del Instituto de Estudios Valdeorres puso de relieve que la actividad de Ángel Fernández fue más allá del IEV. Durante su mandato como presidente del Casino “desarrolló una actividad frenética en conferencias y conciertos”. Y también durante los años que lleva presidiendo la Cofradía de Jesús Nazareno, en los que se llevó a cabo la restauración de la imagen y la publicación de un libro, con la estrecha colaboración de la parroquia de la iglesia de San Mauro.

Ángel Fernández se involucró con las Anpas de colegios e institutos y “tuvo la valentía de denunciar tráfico de drogas en las cercanías de los centros de enseñanza, hecho que le costó recibir insultos y amenazas”, relató Blanco Trincado.

“Fue también Gelito —prosiguió Blanco Trincado—, un claro entusiasta del deporte, apoyando el baloncesto y consiguiendo la mejor clasificación durante su estadía”. Y fue miembro de Los Escarbadores, cuando hicieron sus más brillantes descubrimientos, entre ellos el Mosaico de A Cigarrosa, en A Rúa, o el cuadro de San Salvador, en A Proba.

“En cualquier manifestación cultural que surgía en la villa, allí estaba Ángel Fernández, y siempre con una participación activa, igual cogiendo un pico que un bolígrafo”, puntualizó. Trincado.

Y añadió que “Ese es Ángel Fernández Fernández. Yo lo admiro tanto que una ocasión tuve que decir, cuando sea mayor quiero ser Gelito“.

Trincado también tuvo un recuerdo cariñoso a los que le precedieron como José Gayoso, García Tato, Castro Voces, Florencio Delgado, Lauro Olmo, Paz Andrade y “todos los valdeorreses ilustres que dan honra a nuestra querida institución”, detalló.

Finalmente, tuvo un recuerdo especial para las familias de los ex presidentes José Gayoso Díaz, Francisco Losada Prieto y Avelino García Ferradal, “que junto a Ángel Fernández, y yo mismo, rigieron esta nave del IEV. Le deseamos larga vida en favor de la cultura de Valdeorras. Se de nuevo bienvenido, una vez más, a tu casa”, concluyó, felicitándolo y animándolo a que “nos siga aportando motivos para amar la cultura valdeorresa”.

Ángel Fernández: “Mi conocimiento es consecuencia de mi interés por los personajes de Valdeorras que destacan en cualquier faceta de la vida”

Ángel Fernández agradeció el nombramiento al IEV, la directiva y presidente del Instituto. Puso por delante que “soy un simple aficionado a la historia valdeorresa. Mi conocimiento es consecuencia de mi interés por los personajes de Valdeorras que destacan en cualquier faceta de la vida”.

Habló de que 2022 tendrá una gran relevancia cultural para la comarca pues se celebra el centenario del nacimiento de Lauro Olmo, con el que compartió amistad, y la elección de Florencio Delgado Gurriarán como homenajeado en las Letras Galegas del próximo año. “No creo que vuelva a darse la circunstancia que en un mismo año se celebren dos acontecimientos tan importantes”, puntualizó.

Después de profundizar en la vida y obra de Lauro Olmo, sobre el que dijo haber investigado mucho, leyó una poesía.

El acto concluyó con la entrega de un ramo de flores por parte del IEV a la hija del homenajeado, que acudió con sus dos hermanos al evento, además de las felicitaciones de los presentes a Ángel Fernández.

Fue una ceremonia muy emotiva que dejó constancia de la gran labor y dedicación de Ángel Fernández a preservar la historia de O Barco y Valdeorras.