Álvaro Fernández: “habrá baño en las piscinas, pero hay dudas sobre el río”

Publicidad

El alcalde de A Rúa destaca la ventaja del tamaño y aforo de las piscinas en las que se tomarán todas las medidas de seguridad sanitaria

El alcalde de A Rúa, Álvaro Fernández, garantiza que habrá temporada de baño en las piscinas municipales. En cuanto al Sil, hay dudas. Realizará una consulta a nivel técnico para saber si es posible refrescarse en el río, después de que, en las últimas semanas, distintos expertos a nivel nacional pusiesen en cuestión ponerse a remojo en agua dulce por culpa del coronavirus.

“Estamos pendiente de la normativa. Es muy aventurado decir que no se puede bañar en el río, pero tenemos dudas”, señala. No obstante, apunta que sí abrirán las piscinas durante la temporada estival, cumpliendo toda la normativa de seguridad.

A Rúa dispone de una gran ventaja en cuanto a las instalaciones municipales, el tamaño de las mismas. “Las piscinas cuentan con varios vasos y una extensión muy amplia. La mitad del aforo, por ejemplo, es de 400 personas, dato importante de su capacidad que nos permite que la gente, además, esté distanciada”, indica el regidor.

Publicidad
Publicidad

En este sentido, el alcalde ha mantenido varias reuniones para abordar la concesión del servicio. “Este año, tenemos la idea de prorrogar un año más el tiempo a la concesionaria porque las circunstancias son excepcionales y diferentes, con una clara merma de usuarios. Hay un imprevisto que les obliga a manejar los mismos costes pero diferentes ingresos al poder entrar menos gente”.

En cuanto al río Sil prefiere ser cauto e invitar a la precaución. “En principio, personalmente no lo puedo recomendar. Entre otras cosas porque al río van a parar vertidos de aguas residuales que llegan desde otros municipios y se dijo que en aguas fecales puede haber restos de COVID-19″.

No obstante, insiste en que “habrá que verlo a nivel técnico, que se realice algún estudio que determine si es o no posible”.

La temporada de baño en A Rúa se ejecutará siguiendo siempre un criterio profesional de seguridad en base a la normativa sanitaria del momento. “Vamos tomando decisiones en función de cómo avancen los acontecimientos, nuevas normas y siempre con la máxima seguridad”.

Por tanto, habrá verano de piscina.