Adif: “no hay riesgo de contaminación ni vertido de carga de los vagones en el Sil”

678

Afirma que se ha iniciado una investigación y que depurarán responsabilidades

Adif ha abierto una investigación para conocer todos los detalles de lo sucedido en las maniobras de encarrilamiento de 11 vagones de un tren operado por Renfe Mercancías que descarrilaron el pasado 28 de julio en Sobradelo (Ourense), interceptando y causando importantes daños en la línea León-A Coruña. Todos los vagones se encontraban vacíos, “por lo que no se produjo ningún tipo de riesgo asociado al vertido de la carga”. Es decir, “os vagones descarrilados no contenían ninguna mercancía, por lo que no hay riesgo de contaminación ni vertido”, precisa.

Publicidad

Adif está analizando a fondo todas las acciones efectuadas durante las actividades de retirada del material descarrilado y, una vez se disponga de todos los datos, se depurarán, en su caso, las responsabilidades pertinentes.

La prioridad de Adif, que se encuentra en permanente contacto con las autoridades medioambientales, es retirar los vagones descarrilados, así como revertir los daños que se hayan podido producir en el entorno a la mayor brevedad posible

Publicidad

En las labores de encarrilamiento, explica el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, en las que colaboraba Renfe, “era necesario apartar cuatro vagones para reparar la vía. Dada la complicada accesibilidad de la zona, y con el objetivo de garantizar la seguridad de los trabajadores, se trataba de una condición indispensable previa para situar una grúa ferroviaria en paralelo a los vagones y suspenderlos para encarrilarlos”, explica.

Publicidad

En este sentido, argumenta que durante esas maniobras, un vagón se pudo desplazar correctamente, pero el segundo de los vagones se precipitó ladera abajo, hasta la ribera del río Sil.

Adif está analizando a fondo todas las acciones efectuadas durante las actividades de retirada del material descarrilado y, una vez se disponga de todos los datos, se depurarán, en su caso, las responsabilidades pertinentes.

La prioridad de Adif en este momento sigue siendo retirar los vagones descarrilados, así como revertir los daños que se hayan podido producir en el entorno a la mayor brevedad posible. En este sentido, Adif se encuentra en permanente contacto con las autoridades medioambientales.