Vilariño de O Barco: el despertar de un pueblo como “aldea modelo”

718
Publicidad

El alcalde, Alfredo García, presentó los avances del proyecto que pondrá en valor 18 hectáreas con viñedos además de ser una franja de protección contra incendios

Vilariño, pueblo del municipio de O Barco, tendrá su “despertar” como “aldea modelo”. El alcalde de O Barco, Alfredo García, dio a conocer la apuesta para la revitalización del rural a través de este plan —que promueve la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader) de la Consellería del Medio Rural— mediante el cultivo de la tierra y, por ende, la dotación de la franja de protección que ello supone para la prevención de incendios.

Publicidad

Los primeros pasos para recorrer el camino necesario para convertirse en “aldea modelo” han requerido un ingente trabajo y un empeño personal de propio alcalde y el concejal de Medio Rural, Jesús Jares. Han sido meses de trabajo, reuniones y localización de los propietarios. A ello hay que sumar el retraso motivado en el plan por los meses de confinamiento. Pero, al fin, el proyecto llegó “a buen puerto” y los primeros resultados permiten avanzar.

Alfredo García recordó que el concepto de las “aldeas modelo” surgió de conversaciones con la Consellería de Medio Rural, cuando era presidente de la Fegamp, en las que se planteaba lo inútil que resulta limpiar franjas de terrenos que no producen a la hora de prevenir incendios. En este momento, hay 36 proyectos de “aldea modelo” y “O Barco no podía quedarse sin ella”, añade.

Publicidad

Vilariño fue la aldea elegida para iniciar esta experiencia por ser uno de los pueblos más castigados cada año por el fuego y por las posibilidades que brinda para el cultivo de viñedos. “Antiguamente había muchas viñas. Hoy quedan pocas, pero aún hay”, expresó Alfredo García. Además, en la elección de este pueblo también tuvo que ver que se acababa de crear una asociación que tenía mucha fuerza, con más de 80 asociados.

Publicidad

“Nos reunimos con la asociación, les pareció bien la idea. Después hubo tres reuniones con los vecinos. Y otra más. En general, todos estuvieron a favor de ceder las tierras mediante un alquiler para se cultivase algo”, matizó el regidor.

No obstante, se percataron que las personas que iban a las reuniones eran sólo los que tenían una relación directa o estaban en el pueblo. De modo, que el Concello notificó por carta el proyecto y la convocatoria de un nuevo encuentro con los propietarios de terrenos.

“Los técnicos del Banco de Tierras y Agader nos hicieron un plano, que coge una franja de terreno de 18 hectáreas, más de lo previsto inicialmente porque es idóneo para la plantación de viñedo. Con el plano, las referencias catastrales y dirección de cada titular, el Concello realizó una tramitación oficial y formal notificando por carta a los propietarios en qué consistía el proyecto y convocándolos a una reunión que tuvo lugar el pasado viernes”, puntualizó Alfredo García.

Publicidad

El alcalde señaló que el número de parcelas es de 630 parcelas. Un total de 204 propietarios fueron notificados. “El resultado fue satisfactorio porque de las 630 parcelas, 271 son de dueño desconocido y van a ser menos aún pues han ido apareciendo después los titulares, hasta el momento uno de tres parcelas y otro de siete. Además, hay 27 propietarios más que contestarán sobre el proyecto”.

Lo importante, añadió es que los dueños de 272 parcelas, están de acuerdo con el proyecto de la “aldea modelo” de Vilariño. Sólo hay un 4, 12 por ciento que dijeron que no, porcentaje que se reduce aún más si se tiene en cuenta que 10 lo rechazan porque tienen huertas o viñas, lo cual “es comprensible”.

Publicidad

La aldea modelo de Vilariño tendrá parcelas de alquiler para viñedos. “Hay bodegas que están interesadas en plantar allí. La idea es hacer dos parcelas en las 18 hectáreas. Ponemos en producción los terrenos de Vilariño y garantizamos la protección del pueblo frente a incendios. Además, va a generar empleo”, concluyó Alfredo García.

El alcalde señaló que la idea es habilitar más “aldeas modelo” en otros pueblos, los que más problema tienen con los incendios como Millarouso, Santa Mariña y Santigoso.

La “aldea modelo” de Vilariño permitirá resucitar el interés por la tierra, generar riqueza y resucitar los pueblos.