El PSOE urge la regeneración vegetal de la estación de Manzaneda

Publicidad

Representantes socialistas visitaron las instalaciones y afirman que el entorno no cumple con la declaración de impacto ambiental

El grupo provincial del PSdeG-PSOE de Ourense visitó la estación de montaña de Manzaneda para comprobar que el proyecto de innivación artificial finalizado hace 3 años y en el que se invirtieron más de 5 millones de euros para la instalación de 29 cañones innivadores y la construcción de dos balsas con capacidad para 13.000 m3 y 25.000 m3 de agua, “no cumple con la declaración de impacto ambiental”, dice.

Los socialistas reclaman a la Diputación de Ourense y a la Xunta de Galicia, como accionistas mayoritarios de Meisa, que tomen las medidas “oportunas” para que este espacio sea recuperado según la declaración de impacto ambiental formulada por la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Xunta de Galicia.

Publicidad

En dicho proyecto se marcaban entre otras pautas, unas accciones de recuperación medioambiental que, apuntan los socialistas, “tres años después están sin hacer”.

Publicidad

En el informe emitido por la Dirección General de Conservación de la Naturaleza de la Xunta de Galicia se consideraba viable a ejecución de la obra de innivación para la recuperación de las zonas de desmonte y terraplén y replantación de vegetación con especies propias de origen local.

Publicidad

El PSdeG-PSOE de Ourense comprobó sobre el terreno que tanto las zonas perimetrales de las balsas, como una zona de aproximadamente una hectárea, entre la pista denominada Paso Perdices y las pistas de Fontefría y Xabarín, se encuentra totalmente descubierto, sin manto de tierra vegetal y sin vegetación alguna, en un avanzado proceso de erosión.

“Además se depositó un importante volumen de rocas de gran tamaño en el espacio ubicado entre la zona de pistas del Pluviómetro y la pista del Regato, suponiendo un peligro añadido para los esquiadores que circulen por esa zona”, afirman los socialistas.

Publicidad

Los socialistas también afirman que se “incumple” la protección frente el cambio climático, ya que según el promotor de la obra debía llevarse a cabo una plantación de árboles en el entorno de la estación de montaña.

“Deberían haberse plantado 2 árboles y en algún punto del proyecto se hablaba de 1.000 árboles que no sabemos si están plantadas o no, ya que preguntamos en el último pleno de la Diputación de Ourense pero no obtuvimos respuesta”, indican desde el grupo provincial socialista.

Publicidad

Para el diputado provincial por la comarca de Valdeorras, Aurentino Alonso, al tratarse de una obra en la que los promotores principales son organismos públicos, en este caso la Diputación y la Xunta, “deben cumplirse las pautas marcadas a nivel ambiental, algo que como acabamos de comprobar no se cumplió, entre otras cosas, porque esta recuperación no se llevó a cabo”.

El diputado del PSdeG-PSOE de Ourense reclama que se tomen las “medidas oportunas” para que la recuperación medio ambiental se lleve a cabo “con la mayor urgencia posible”.

Alonso destaca que “a 50 metros de esta zona comienza la protección especial del Macizo Central, por lo que la Xunta debe tomar medidas para solucionar esta problemática y cumplir con lo exigido por el departamento de control medio ambiental del organismo autonómico”.

“No puede ser qué la Xunta tenga un departamento en el que se exige una protección medio ambiental y regeneración vegetal de la zona, y otro que no cumpla con lo que se está exigiendo a la hora de realizar la obra”, apostilló.

Desde el Grupo Provincial Socialista también aprovecharon para exigirle a la Diputación de Ourense que vuelva a integrar a los ayuntamientos de A Pobra de Trives y Manzaneda en el Consejo de Administración de Meisa, del que fueron expulsados después de 40 años presentes porque “eran incómodos en estos puestos”.

Los socialistas recuerdan que el alcalde y la alcaldesa de estos dos ayuntamientos, en los que se asientan las instalaciones de la estación de montaña, “son los primeros interesados en que la estación funcione”, motivo por lo que apuntan que con su expulsión, “expulsan también la transparencia de Meisa”.