El ¡basta ya! de la hostelería de O Barco

Publicidad

El sector se concentró para reivindicar “seguir trabajando” y menos restricciones en cuanto a horarios y aforos

La hostelería de O Barco se ha puesto en “pie de guerra”, a tan sólo unos días del fin del estado de alarma (el próximo 9 de mayo). Hosteleros, empresarios de ocio nocturno, bodegueros y distribuidores se concentraron en la Praza do Concello para visibilizar su ¡basta ya! Han llegado al límite de lo que, estiman, podían soportar. Consideran que las restricciones al sector son extremas y discrepan de la gestión política de la pandemia.

Los hosteleros portaron pancartas en las que pusieron por delante que el virus no lo provoca la hostelería, que la mejor ayuda al sector es poder seguir trabajando y que “todas las actividades son esenciales desde el momento en que se come de ellas”.

Publicidad

Esbozaron su propia propuesta: 50 por ciento de aforo en interior, cien por cien en terraza y menos toque de queda. Y valoraron poco eficaces las restricciones en el sector.

Publicidad

Manuel Ángel Fernández: “Hay más seguridad en los locales que en otros lugares”

Manuel Ángel Fernández López reivindicó en nombre de los presentes un 50 por ciento de aforo para el interior de los locales de hostelería y un cien por cien para las terrazas. “Cumplimos todas las normativas de distancia y protocolos anti-COVID. La gente está bastante más segura en los restaurantes, bares y locales hosteleros que en otros lugares”.

Publicidad

Rechazó el toque de queda. “A las 23,00 horas el coronavirus no va a salir, el COVID está operativo las 24 horas del día”.

Los hosteleros, añadió, “no somos culpables. Al contrario, estamos pendientes de que los clientes cumplan las normas. No puede ser que si alguien se rompe una pierna se cierre toda la hostelería”, valoró.

“Estamos en Galicia. Si se tira una semana lloviendo, en el exterior no es posible atender. Si se da un aliciente de dejar un 50 por ciento en el interior del local ya tienes una pequeña ayuda”, argumentó.

El lamento fue común: “Nos estamos arruinando muchas familias porque esto es una cadena que empieza en la distribución”.

Y como el resto de los presentes “suspendió” a la clase política “Nos están fallando. Echan la culpa a la hostelería. Los hosteleros somos la solución porque la gente cuando viene a los locales está segura. Respetamos las normas, pero que nos dejen trabajar”.

Suso Termenón: “es difícil reconvertir locales del ocio nocturno”

Por su parte, Suso Termenón, en representación del ocio nocturno, señaló que en su caso su local lleva cerrado desde mayo del año pasado, a excepción del verano pasado. “En el momento en que no te dejan abrir la barra, que te limitan terrazas, aforos y horarios, el ocio nocturno deja de serlo”, expresó.

Indicó que “es difícil la reconversión de este tipo de locales. Parece que la Xunta tiene intención de dejar abrir el ocio nocturno antes el verano y estamos pendientes de cómo será esta reapertura”, aclaró.

En cuanto a la incompatibilidad de ocio nocturno y COVID-19, señaló que “valoraremos lo que proponga la Xunta. Sobrevivir ahora es muy complicado”.

Montse Rodríguez: “las soluciones aportadas no son eficaces”

Montse Rodríguez, gerente del Hotel Pazo do Castro, relató que la pandemia ha afectado a este establecimiento emblemático. “Hemos estado cerrados 5 meses de 12 y seguimos pagando los mismos impuestos que si estuviésemos abiertos e ingresando. No hemos cerrado por gusto, nos ha cerrado el Gobierno”.

Relató que, ahora con las restricciones “la gente ha cogido miedo a venir a Valdeorras, de modo que el hotel el fin de semana no hay prácticamente nadie. Y el restaurante solo en exterior”.

En cuanto a las medidas, valoró que “los políticos son los que cobran y deberían aportar soluciones a los ciudadanos”, subrayando que las que han dado hasta ahora no son eficaces, “están siendo un desastre”. Y ello porque en otros países “se está ayudando al sector que cierra por culpa de la pandemia, tienen ayuda por estar cerrados. En este país, no. Hay que hacer frente a gastos y esto se está haciendo muy cuesta arriba”.

Elena Blanco: “Hay que replantearse medidas, si cierran bares, hay fiestas ilegales”

En la concentración también hubo personas vinculadas al mundo del vino. Es el caso de Elena Blanco. Argumentó que las bodegas viven también de los bares y restaurantes. “Si están cerrados, no tenemos donde vender. Además, se están haciendo mal las cosas porque sabemos que el cierre lleva a muchas fiestas ilegales y en los centros comerciales se está vendiendo alcohol. Si pagamos nuestros impuestos, han subido el seguro de autónomos y no tenemos ingresos, mal vamos”.

Estima que habría que replantearse las medidas. “Si bares y restaurantes cierran y la gente se reúne en pisos o bajos donde nadie te controla, el perjuicio es para la hostelería y toda la cadena”.

Al finalizar la concentración, el alcalde, Alfredo García, conversó con una parte de los hosteleros, les dio un mensaje de ánimo y recordó que las restricciones no dependen del Concello.

Esta concentración simbólica fue el ¡basta ya! del sector.