A 206 kilómetros hora y con una pierna ortopédica

Un control de Tráfico
Publicidad
Guarda Civil de Tráfico
Un control de Tráfico con agentes de Ourense en el término de Vilamartín

La autovía Rías Baixas A-52, a su paso por el municipio de A Mezquita (kilómetro 115, fue escenario de una imprudencia detectada por la Guardia Civil de Tráfico de Verín, de un conductor, A.A.Q.V., que circulaba con un “Volkswagen-Passat”  a 206 kilómetros por hora y, además, le figuraban en su permiso de conducir varias condiciones restrictivas, referentes a mecanismos combinados, transmisión adaptada y también la limitación de velocidad a 100 km/h por tener una pierna ortopédica.

Teniendo en cuenta las velocidades establecidas en el Reglamento General de Circulación, apunta la Guardia Civil de Tráfico,  los conductores que las incumplan estarán cometiendo una infracción grave o muy grave, sancionada con multa de 100 a 600 euros y la pérdida de entre 2 y 6 puntos, dependiendo del exceso de velocidad cometido.

Cuando el exceso de velocidad fuera superior en 60 kilómetros por hora en vía urbana o en 80 kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, que es el citado caso, el Código Penal lo tipifica como delito y es castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años; por ello se le instruyeron diligencias a este conductor en calidad de investigado, como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Publicidad

Desde el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense, se realiza un llamamiento a la prudencia a la hora de conducir y a la observancia de las normas de circulación, con el fin de disminuir la siniestralidad vial en nuestras carreteras, recordando que cada año, numerosos conductores circulan a velocidades superiores a la permitida, un hecho que en ocasiones acaba en un simple susto pero que en otras las consecuencias son letales no sólo para los ocupantes del vehículo que no han respetado los límites de velocidad, sino para terceras personas que compartían la vía en el momento del suceso.

Así el aumento del 5% en la velocidad provoca aproximadamente un incremento del 10% en los accidentes que causan traumatismos y del 20% en los accidentes con víctimas mortales. Llevar una velocidad adecuada podría evitar una cuarta parte de los muertos en accidente de tráfico.

Y lo más impactante es que a 120 km/h, expone Tráfico, se necesita una distancia superior a un campo de futbol para detener el vehículo que conducimos. Esta distancia no solo depende del vehículo, si no de las condiciones psicofísicas del conductor. El exceso de velocidad no solo incide en la seguridad vial, también tiene una influencia negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible.

 

 

 

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.