Tarci Ávila, un músico genuino con “retranca” y el más “Presumido”

0
885

tarciTarci Ávila, de O Barco de Valdeorras, es el creador de una  banda revelación  que expresa el pop en lenguaje electrónico. Se trata de “Presumido”,  nombre, estilo y música de un dúo que, siguiendo el camino contrario a la tendencia del panorama musical actual, apuesta por la innovación.

Tarci Ávila es “Presumido”, pero en la misma proporción que Nacho Dafonte, músico de Vigo y una parte imprescindible de la banda. El dúo marca la diferencia desde el minuto uno de su trayectoria pues fabrica sus propios instrumentos, luces y puestas en escena, aplicando  “artesanía digital” o  “artesanía 2.0”, como Tarci Ávila denomina, con una identidad tan propia que ya resulta reconocible e inconfundible.

 “Vendetta” ha sido el primer disco del grupo, la “puesta de largo”  que le valió el reconocimiento de la crítica en medios especializados y generales con una repercusión que llevó a calificarlo como el mejor disco del año.

 Y de “Vendetta”, el salto a “Esa no era yo”, un single elegido por sus fans entre su nuevo repertorio, si cabe más electrónico.

Vida 1

Con los pies en la tierra, Tarci Ávila sabe que no hay rosas sin espinas en toda carrera musical, sobre todo cuando hay ganas de innovar. “Los promotores de eventos sólo están apostando por viejas glorias venidas un poco a menos, aquéllos que triunfarons en los años 80 y 90. Estamos en una época conservadora en España, en lo que a gustos se refiere. Todo lo que suena nuevo o diferente genera desconfianza”, ha dicho en una ocasión, eso sí,  sin perder el entusiasmo y el ánimo sobre el futuro de “Presumido”.

Opina que  “si hay algo bonito en este mundo es ser genuino”, una autenticidad que brota por sí sola en cada concierto de la banda, aderezada también por la “retranca” de sus letras.

Tarci Ávila y Nacho Dafonte (1)

Tarci Ávila  realizó magisterio, por la especialidad de música, profesión que ejerció en diversos centros escolares durante algún tiempo, hasta que decidió abandonar la enseñanza para dedicarse de lleno a la música profesional.  “Me tiré a la piscina”, dice, satisfecho con la elección.

¿Por qué el nombre de “Presumido”?

Elegí el nombre de “Presumido” porque era un proyecto personal mío, un formato de “hombre-orquesta electrónico”, buscaba un nombre que definiese el formato de una persona y se me ocurrió “Presumido”, un nombre perfecto porque define un proyecto personal y tiene chispa, retranca y punto irónico que caracteriza las letras del grupo. Cuando se incorporó Nacho Dafonte al grupo le propuse la opción de cambiar el nombre y dijo:  “es un proyecto para presumir así que vamos a dejar que sea Presumido”.

Alegre, optimista y muy activo en las redes sociales. Esta actitud es fundamental para estar en la música, un campo difícil…

En una ocasión me dijo un directivo de la SGAE, “la música es un monstruo devorador de ilusiones” y puede que sea así, pero yo, realmente, concibo que ser bueno en algo exige un esfuerzo, un sacrificio. Y pongo como ejemplo a una hermana mía, que ha terminado medicina recientemente y que en los últimos años ha estado encerrada estudiando horas y horas, alcanzando unas notas envidiables. No creo que en los en últimos  6 años haya puesto menos empeño, ilusión y sacrificio en mi proyecto que ella en el suyo. Todo exige una lucha.

Eres tenaz y constante …

Sí. Sabemos que la música es difícil. Pero todo es ciclíco. La historia ha demostrado una y mil veces que en los momentos de máxima crisis han surgido los mejores movimientos y más explosivos. No le tengo miedo a nada, el único miedo que tengo es a una crisis creativa.

La crítica ha reconocido la innovación, esa nueva forma de hacer  y la creatividad de “Presumido”

Sí. Muchísimo. Hemos tocado las “teclas” más importantes en este sentido. Pero también se produce la falsa realidad de que todo es éxito, o que somos ricos. Quiero decir que  por muy bien que te vaya en la música, como en la vida, las cosas ocurren un poco más lento de lo que desearíamos. Hay una imagen, un reconocimiento, pero de ahí a que se traduzca en una venta masiva de discos, pues no, tendrá que pasar un tiempo.

No me refería a ventas, sino a que hay un trabajo bien hecho, bien presentado, estar ahí y eso implica una tarea diaria…

Sí. Trabajamos continuamente. Hemos llegado al pico con buenas críticas con el objetivo de llegar a la base, es decir, que vaya goteando hacia el público. No queremos un éxito efímero y después ser condenados al ostracismo.

¿Qué mensaje lanzaría al público?

A mí me gustaría decirle a la gente, de mi pueblo, O Barco, y de todas partes, que deben apoyar la música, tanto en las salas como festivales, porque de ellos dependen que sobreviva.

(“Presumido se hizo a sí mismo”. “Bebió” de las referencias de grupos como Depeche Mode o Kraftwerk y otros más actuales como  M83, Moderat, Daft Punk y artistas electrónicos. Y ahora puede “presumir” de estilo propio y de marcar esa diferencia).