Raquel Bautista revierte la tendencia: la apuesta por el comercio de siempre

0
2368
Raquel Bautista
Raquel Bautista Carballo, en su tienda de Petín

El comercio de siempre, el de antes, esas tiendas de pueblo en las que se puede comprar de todo, cada vez son menos y tienden a desaparecer. Pero esta tendencia se revierte en Petín, donde no sólo perviven establecimientos antiguos, sino que se apuesta por este modelo tradicional. Es el caso de Raquel Bautista Carballo, que hace dos años y medio, junto a una socia, emprendió la apertura de una tienda en un local con solera y tradición comercial, “Casa Elodia”. Lo hizo para dinamizar su pueblo y, al mismo tiempo, como medio de vida.

Su tienda se llama “Maralba“, nombre que responde a las iniciales de los nombres y apellidos de las dos socias, y que muchos desconocen porque para ir a su tienda dicen popularmente: “Voy a la Raquel”.

Raquel Bautista Carballo
Raquel Bautista atiende a una vecina

Explica que  “me animé a abrir esta tienda porque soy muy de pueblo, de vivir en el pueblo, y si empiezan a cerrar negocios al final nos tenemos que ir todos a  comprar fuera, algo que a lo que me niego en rotundo”, dice Raquel Bautista muy convencida.

Este comercio, donde se puede encontrar un poco de todo (desde comestibles a productos de droguería o golosinas, por ejemplo) es una forma de “hacer pueblo”, de contribuir a que exista vida en Petín. “Si no hubiese negocios, Petín se moriría. Aquí existe también otra tienda que lleva toda la vida y eso es bueno. Aunque la población de Petín es pequeña, un negocio ayuda a que la gente se quede aquí, a que no tenga que salir para tener un servicio tan básico como hacer la compra”.

Raquel Bautista Petín
Raquel Bautista

Raquel Bautista es una mujer sociable, a la que le encanta tratar con la gente, una cualidad indispensable para su tienda. “A mí me gusta muchísimo el trato con las personas. Nunca antes había tenido un comercio. Lo que más me llena es precisamente eso, la relación con los vecinos. Y estas tiendas suponen una relación directa con el cliente, el tú a tú”.

Raquel Bautista Carballo

Como medio de vida, este comercio tradicional es espejo de los tiempos actuales: “todas son facturas y pagar; es complicado y muy difícil, pero yo tengo la esperanza de mejorar, soy muy positiva y siempre vendrán tiempos mejores”. Además, confía en  el incipiente fenómeno que se está produciendo en Petín, de “jóvenes que están alquilando y comprando casas en el municipio”.

Raquel

Aunque el municipio vecino de  A Rúa está muy cercano,  “hay personas, una parte de ellas  mayores, que vienen aquí por el trato familiar y la comodidad. Todos nos conocemos”, apunta.

Raquel Petín Bautista

Lo que más le gustaría es “seguir así, la estabilidad, poder seguir manteniendo el negocio abierto como ahora y dar servicio a la gente. Con eso me doy por satisfecha”.

Maralba es una apuesta por lo propio, por las raíces.

Maralba